Cada generación ha tenido sus ventajas y sus dificultades, pero quizás, cuando miramos atrás, nos parece que todo era mucho más sencillo. Los niños de entonces, que somos muchos de los adultos de ahora, no corríamos de una actividad extraescolar a otra durante la semana y quizás estábamos menos expuestos a la publicidad, por eso los dos grandes momentos del año eran la noche de Reyes y el día del cumpleaños.

Lo habitual era celebrar el cumpleaños en casa, daba igual que el hogar fuera grande o pequeño, reuníamos a los amigos más especiales y merendábamos y jugábamos juntos. Puede que hoy en día tengamos hijos, que nuestras agendas estén a rebosar y que el reloj no esté a menudo de nuestro lado, pero os aseguramos que con un poco de organización, si queréis organizar el cumpleaños de vuestro pequeño o pequeña en casa podéis hacerlo, os damos algunas pistas.

P1370369

 

Nuestros consejos para organziar un cumpleaños en casa son:

1. Que vuestro hijo o hija sea vuestro mejor ayudante al organizar la fiesta. Pensad de qué cosas puede encargarse y en cuáles de ellas puede hacer equipo con vosotros (crear la decoración, planificar el menú, pensar en los juegos a los que jugarán…)

2. Hacer la lista de invitados. Es muy importante que el niño o niña invite sólo a sus mejores amigos y, si vuestra casa es pequeña, que el número de sus invitados sea acorde con el tamaño de la misma.

3. Preparar las invitaciones. Este es un momento mágico para ellos. En el mercado hay invitaciones preciosas que ellos mismos pueden personalizar con los nombres de sus invitados, la fecha y hora de la fiesta, vuestra dirección… pero si vuestros niños son creativos, preparad en casa un taller para que diseñen sus propias invitaciones, seguro que os sorprenderán sus ideas.

4. Planificar el menú del cumpleaños. Si son niños pequeños seguro que no comerán demasiado, solo pensarán en jugar. Por eso, os aconsejamos que no os compliquéis demasiado con lo que vayáis a preparar. Escribid un listado con el menú de la merienda para luego tener una lista de la compra más o menos cerrada con la que organizaros mejor. Lo más sencillo de preparar será una limonada, unas palomitas hechas en casa, patatas fritas y sándwiches variados. Los podéis rellenar de crema de queso con jamón york, atún, chorizo o salchichón, y por supuesto no puede faltar la tarta especial del cumpleaños. Si son pocos niños, una buena idea es cocinar unas pizzas caseras cuya masa pueden elaborar entre ellos, ¡sería divertido!

5. Decidir el lugar de la casa más idóneo para la merienda. Si tenéis una cocina grande, un office o un cuarto de estar donde coméis habitualmente, cualquiera de ellos puede ser ideal. Si son muchos niños, lo recomendable es organizar una mesa buffet de donde se irán sirviendo lo que quieran ayudándoles en lo que necesiten.

6. Definir en la decoración de la fiesta. Por sencilla que sea, una fiesta de cumpleaños siempre pide una decoración. Hay muchos detalles que se pueden comprar hechos con los motivos que más le gusten a vuestro hijo o hija, pero también podéis hacerlo en casa reciclando materiales que tengáis. Si disponéis de algo de tiempo, podéis compartir un rato con vuestro pequeño o pequeña elaborando guirnaldas y banderitas para los bocadillos. En la decoración también cuenta el tipo de platos, vasos y servilletas que pongáis, lo idóneo son siempre los de papel que además podréis encontrar con bonitos colores y dibujos.

7. Establecer un lugar para jugar después de la merienda. Este aspecto es muy importante para que la casa no se convierta en una auténtica locura. Si tenéis jardín o terraza y la época del año lo permite, lo ideal será dirigir los juegos a estos lugares al aire libre, si no, mirad en qué habitación pueden jugar y a qué tipo de juegos (disfraces, pintar, juegos de mesa adaptados a cada edad…)

8. Hacer la tarta en casa. Si os gusta y tenéis tiempo para la cocina, es precioso poder elaborar la tarta o pastel de cumpleaños en casa, además, seguro que vuestro hijo o hija se prestará de mil amores a ser vuestro pinche.

9. Preparar todo antes de que lleguen los invitados. Este es un momento de emoción para el niño o niña. Pídele ayuda para poner la mesa, decorar, hacer sándwiches o preparar los juegos.

10. Regalar un detalle a los invitados. El agradecimiento es una cualidad esencial en nuestras relaciones personales y es una actitud que nos aportará muchos beneficios anímicos en nuestra vida, así que agradecer a los peques que han acudido a vuestra casa también será un aprendizaje muy positivo para vuestros hijos. Si queréis hacer algo con vuestras propias manos (papiroflexia, un pequeño juguete hecho en casa, un dibujo, unas galletas caseras…) podéis incluirlo en vuestra planificación de preparativos del cumpleaños, os aseguramos que serán días inolvidables para vuestros niños.