Si tenéis niños en casa, estas vacaciones de Semana Santa pueden ser ideales para hacer planes con ellos. Seguro que una de las cosas que más les gustaría sería cocinar con vosotros. En la cocina, no sólo podéis dedicaros mutuamente un tiempo de calidad, sino que con vosotros podrán descubrir nuevos sabores y formas de preparar deliciosas recetas que sin duda les sorprenderán y quedarán en su recuerdo. Una bonita forma de divertirse en la cocina es hacer galletas. Hoy os traemos esta receta de Rita Cifuentes especial para niños y con aire primaveral. Con ella disfrutarán dando forma y color a estas riquísimas galletas que además podrán merendar con un rico chocolate a la taza.

Para preparar estas galletas de primavera, necesitaréis como ingredientes 200 gramos de harina, 75 gramos de azúcar, una pizca de sal, 100 gramos de mantequilla, un huevo, una yema de huevo y confites de colores. También necesitaréis un cuenco amplio donde mezclar todo, un film transparente y cortapastas de distintas formas de primavera (conejitos, mariposas, erizos…)

03090-Galletas-de-Pascua-0-460x690

 

Para comenzar a preparar estas galletas disponed todos los ingredientes sobre la mesa en la que vais a trabajar la masa con los niños. Después, poned en un cuenco amplio la harina, el azúcar y una pizca de sal. Seguidamente trocead la mantequilla y añadidla a la mezcla, después pedid a los niños que mezclen todo con sus manos hasta conseguir una textura parecida a la del pan rallado.

Una vez que esto está hecho, haced un hueco en el centro de la mezcla como si fuera un volcán y añadid el huevo y la yema batidos y mezclad todo sin amasar hasta que la masa sea homogénea. Cuando la tengáis hecha, envolvedla en un papel film y reservadla en el frigorífico durante una hora, de esta forma se endurecerá y podréis trabajarla mejor sin que se ablande rápido por el calor de las manos.

Un poco antes de comenzar a hacer las formas de las galletas, precalentad el horno a 180 grados para que esté listo a la hora de hornear.

Dar forma a las galletas es uno de los momentos más mágicos que puede vivir un niño. Para hacer esta parte de la receta, espolvoread con azúcar glacé la superficie donde vais a estirar la masa, después poned la masa y estiradla con un rodillo de madera dejando un grosor aproximado de medio centímetro. Después, pasad el cortapastas por azúcar glacé y cortar la masa. A medida que cortéis la masa con las distintas formas, id poniéndolas en una bandeja de horno cubierta con papel antiadherente y dejad que los niños vayan decorándolas por encima con confites de colores.

Cuando tengáis una bandeja llena, intentando que las galletas no estén muy juntas, ponedla en el horno durante doce o quince minutos. Una vez pasado este tiempo, sacad las galletas y ponedlas sobre una rejilla metálica para que puedan enfriarse bien.

Lo inevitable será que os vayáis comiendo las galletas a medida que se vayan enfriando, pero si sois capaces de aguantar la tentación, podéis disfrutarlas en una merienda donde el chocolate a la taza no puede faltar. Si queréis hacer un riquísimo chocolate a la taza os contamos cómo lo hacemos en The Home Academy, os encantará!