Las rosquillas son ese dulce que en ciertos momentos del año se hacían en las casas. En Madrid, durante las Fiestas de San Isidro tomarlas es un clásico. Las rosquillas tontas y las listas monopolizan los escaparates de las mejores pastelerías de la ciudad. Si os animáis a prepararlas en casa, sólo necesitáis dos cosas, buenos ingredientes y vivir el proceso sin prisas, dándoles vueltas en la sartén para que crezcan y se doren adecuadamente. Os contamos cómo elaborarlas para que os queden riquísimas.

Los ingredientes que necesitaréis para que os salgan unas veinte unidades son muy sencillos, 2 huevos, 125 gramos de azúcar, 200 mililitros de nata, una cucharada de licor de anís, 400 gramos de harina, una cucharadita de levadura química, aceite de oliva virgen extra, una cucharadita de anís verde y azúcar glacé para decorar.

Rosquillas fritas