Si tenéis jardín o una gran terraza seguro que os apetece organizar esas cenas con encanto al aire libre donde reunir a amigos o familiares. Si además sois de los que disfrutáis con los preparativos de recibir en casa, estas cenas serán oportunidades para vestir y decorar vuestras mejores mesas de jardín y desplegar vuestra creatividad en la cocina con las mejores recetas de verano. También es el momento idóneo para hacer esos cócteles y ponches fríos de bienvenida que encantarán a vuestros invitados.

Como todo, preparar una cena al aire libre requiere de un poco de organización y previsión para disfrutar al máximo de los preparativos y de ese momento de recibir en casa. ¿Queréis conocer los consejos de The Home Academy para que vuestras cenas de jardín sean inolvidables? Aquí los tenéis:

00449 Mesa con platos en el jardín y mano

 

Un jardín cuidado: Unos días antes de la cena dedicadle tiempo a vuestro jardín. Sanead aquellas plantas, ramas o flores que sean necesario. La limpieza también es importante, para ello revisad si hay cosas que no estén en su lugar para que todo esté más bonito y armónico. Del mismo modo, unas horas antes de la cena repasad la mesa y sillas de exterior con una bayeta húmeda y tened previsto cojines cómodos y vistosos para que las sillas sean más cómodas.

Una buena ambientación: La iluminación será fundamental en la ambientación de la velada, para ello, aunque tangáis iluminación exterior, siempre podréis apoyar con farolillos, guirnaldas de luces o con velas, seguro que conseguiréis un ambiente de lo más agradable.

¿Sentados a la mesa o buffet?: Si sois cuatro o seis personas, podéis vestir una mesa bonita para cenar sentados. Pero si sois más de seis, lo más cómodo es que ofrezcáis una cena buffet. Esto hará que el ambiente sea más distendido y relajado y os dará mucho juego en el montaje de la mesa y en las preparaciones culinarias que vayáis a hacer. Siempre que montéis una mesa buffet situad a la izquierda las bebidas dentro de champaneras con hielo, así como unos aperitivos de bienvenida. Seguidamente colocad la vajilla (platos, cubiertos), las servilletas… y por último los distintos platos que hayáis preparado en bonitas fuentes y bandejas. Para evitar que algún insecto tenga la tentación de probar las recetas antes que vosotros, cubrid las preparaciones con campanas de cristal o mosquiteras. Por último, haced volar vuestra imaginación preparando una mesa especial de postres con distintas variedades dulces, champán o cava, esto es algo que a todo el mundo le encanta. En el formato buffet siempre es muy útil contar con una pequeña mesa de apoyo donde los invitados puedan ir dejando los platos, cubiertos, servilletas, copas o vasos que hayan utilizado.

Vestir una bonita mesa: Una cena en el jardín es la ocasión propicia para sacar aquella vajilla de colores alegres, piezas de loza o cuencos de madera. Lo mismo sucede con la cristalería y la cubertería, poned las piezas que consideréis más apropiadas y lucid ese mantel con sus servilletas que tanto os gusta. También podéis utilizar elementos naturales que embellezcan la mesa (alguna flor, hojas como posavasos…) así como velas especiales, mejor si sirven para ahuyentar mosquitos y están libres de perfume.

Preparar el menú con algo de antelación: La idea es que podáis disfrutar de vuestras cenas en el jardín sin que los preparativos generen agobios ni tensiones. Para ello, intentad cocinar recetas que podáis hacer con antelación, en este sentido los escabeches de salmón, atún o de ave son perfectos.

Recoger “la noche” para recibir la mañana: Aunque terminéis tarde vuestra cena y tengáis pereza, intentad recoger todo lo que podáis, la mañana siguiente os levantaréis de buen humor. Guardad en el frigorífico todo lo que haya sobrado que queráis conservar y poned los platos, vasos y cubiertos en el lavavajillas o bien en el fregadero con agua, así podréis lavarlo con mayor facilidad en cuanto os sea posible.