A la vuelta de vacaciones, se nos acumula la colada. ¿Cómo evitar los errores más comunes que pueden estropear nuestras prendas o, lo que es peor, la lavadora? Aquí os contamos las claves para hacer mejor vuestra colada.

colada

 

1.- Vaciar los bolsillos de la ropa que se va a lavar.
Tened la precaución de quitar de los bolsillos pañuelos de papel y objetos que pueden desteñir y ensuciar la colada o romper la lavadora. En ello sólo destinaréis unos segundos.

2.- Clasificar la ropa antes de meterla en la lavadora.
Si la clasificáis, podréis mantener las prendas como nuevas más tiempo. Antes del lavado, debéis separarlas por tonos, fibra y tipo de suciedad.

Por tonos: Separad las prendas blancas, de colores claros y de colores oscuros para lavarlas en distintas coladas para conservar mejor sus colores originales.

Por tipo de fibra: Separad las prendas delicadas para lavar con jabones neutros y con frotación suave, normalmente a mano o a máquina en programas especiales.

Por tipo de suciedad: Separad las prendas muy sucias que necesitan tratar previamente las manchas o un prelavado.

3.- Conservar las etiquetas cortadas.
Las etiquetas de la ropa son, en muchos casos, incómodas y poco estéticas, por lo que es muy habitual cortarlas. Pero sin la etiqueta, donde viene el tipo de fibra y el modo de tratar la prenda, no sabremos cómo lavarla para evitar estropearla. Como solución os proponemos pegar en un cuaderno las etiquetas cortadas, indicando a qué prenda pertenece, así las tendréis a mano siempre que las necesitéis.

4.- Lavar a la temperatura adecuada.
Si no tenéis la etiqueta de las prendas y tenéis dudas sobre la temperatura a la que hay que tratarlas, lavad en agua fría o a 30 grados como máximo, así os aseguráis que la ropa salga en buen estado.

5.- No dejar la ropa dentro de la lavadora una vez acabado el lavado.
Si una vez acabado el lavado, dejáis la ropa unas horas o una noche dentro de la lavadora, las prendas tendrán más arrugas y correréis el riesgo de que adquieran mal olor o destiñan.

6.- Hacer un buen mantenimiento de la lavadora.
Es conveniente hacer un lavado con jabón sin colada y a alta temperatura cada 6 meses, así evitaréis que se acumulen restos de suciedad, lavado tras lavado y que la colada adquiera malos olores.