Seguro que habréis experimentado alguna vez la sensación de desánimo y, a veces, hasta de mal humor que genera abrir un armario caótico y abarrotado de ropa desordenada, sin mencionar la cantidad de tiempo que se puede perder hasta encontrar aquello que estamos buscando. Os damos 5 sencillas claves para tenerlo ordenado y  hacer más práctica la decisión de qué os pondréis cada día, además de contribuir a vuestro equilibrio y calma interior.

THA Loft 062

¿Y cuáles son esas claves?

1.- Proponeros una fecha para “mirar” cara a cara a vuestro armario. Decidid qué prendas usáis y desprendeos de aquello que ya no os pondréis, donándolo, vendiéndolo o reciclándolo. Recordad que “si no retiráis lo viejo, no dejaréis sitio para lo nuevo”.

2.- Colocad la ropa por colores, por tipo de prenda (jerséis, chaquetas, vaqueros, camisas, camisetas…), o por el uso que le destinéis (ropa de trabajo, de ocio, de fiesta…) esta técnica es muy útil para elegir con agilidad lo que llevaréis cada día.

3.- Poned a mano las prendas de más uso para facilitar su utilización. Y cada día, si la ropa está limpia, ponedla de nuevo en el armario una vez ventilada.

4.- El orden visual es muy importante: La ropa no sólo debe estar doblada o colgada en perchas, también ayuda que evitéis en lo posible esas “torres” de camisetas, fulares o bufandas. Utilizad cajones y cajas para camisetas, que podéis doblar en vertical para encontrar fácilmente la que buscáis sin levantar y descolocar todas, y perchas para anudar fulares y colgar bufandas.

5.- Los pequeños complementos como cinturones o calcetines podéis agruparlos por colores en un cajón o en una caja. Si dobláis los calcetines por parejas bien estirados y en vertical, será muy fácil localizarlos de un vistazo y ahorraréis espacio.

Animaos a destinar 90 minutos este fin de semana a ordenar vuestro armario ropero, os ayudará a ser más eficaces en encontrar aquello que buscáis y a ganar tiempo y favorecerá vuestra claridad mental y bienestar personal.