Ahora que han terminado las comidas y cenas familiares de Navidad, seguro que  tendréis en casa más ingredientes y alimentos de lo habitual. En este punto, os animamos a revisar vuestra despensa y ver con qué productos contáis, ¿queréis saber además cuáles son los básicos de una despensa? Hoy os lo contamos.

Organizar despensa The Home Academy

La despensa es ese espacio donde almacenar los alimentos no perecederos o de larga caducidad. Son alimentos elementales en la elaboración de recetas o de consumo frecuente. Si disponemos de este espacio, podemos reponerlo 1 o 2 veces al mes aprovechando ofertas que nos interesen, ahorrando de este modo tiempo y dinero. Pero, ¿Cuáles son los básicos que debemos tener en una despensa?

Estos son los básicos que os proponemos en The Home Academy, a partir de aquí podéis sofisticar vuestra despensa como queráis.

Alimentos para preparaciones saladas: Generalmente, os van a ayudar a cocinar los primeros platos: Sal, especias, pasta, arroz, legumbres, conservas (atún, sardinas, pepinillos, aceitunas, tomate…) vinagre, mostaza y aceite de oliva virgen extra.

Alimentos para preparaciones dulces: Suelen tener una caducidad larga y algunos de ellos son de consumo diario: Azúcar, miel, café, té, infusiones, cacao, galletas, cereales, mermeladas, frutos secos, chocolate de cobertura, harina, levadura química y levadura de panadero.

Bebidas: Son tan pesadas que podemos encargar que nos las lleven a casa habiendo calculado la cantidad que consumimos y de qué espacio disponemos para almacenarlas: Agua mineral, leche, zumos, refrescos, cervezas y  vino.

Por último, si queréis tener la despensa al día y los productos en buen estado, no os olvidéis de estos 4 consejos:

1. Mantenedla limpia y ventilada, ya sea un armario o un espacio de la casa.

2. Situad  la despensa lejos del calor, (ventana o fogón) y en un sitio oscuro.

3. Agrupad los alimentos por tipo (legumbres, especias…), observad su fecha de caducidad y poned en la parte delantera del estante los que vayan a caducar antes.

4. Si estáis una temporada larga fuera de casa, revisad la despensa para dejar lo menos posible en ella e intentad consumir las reservas que tengáis de harina y legumbre seca para evitar que se estropeen.