Hay pequeños hábitos en nuestra forma de gestionar la casa que pueden contribuir positivamente en la mejora de nuestra economía doméstica. Una de ellas es planificar menús y hacer listas de la compra cerradas, también saber prever los gastos extras del año y llevar una contabilidad saneada del hogar, sin embargo, en nuestro día a día hay otras pequeñas cosas que podemos hacer y que jugarán a nuestro favor. La correcta gestión del proceso de la colada y la plancha es un ejemplo de ello.

Podría parecer que al hacer bien la colada y al planchar no es mucho lo que podríamos conseguir en ahorro, pero si pensamos en aquello de “todo suma” veremos lo beneficioso de hacer de estas tareas algo sostenible y rentable durante el año.

THA Varios 081